26/abril/2014

Aprendiendo inglés por Londres, día 4.

Rayos de sol, desayuno, coche, sonrisa de monitor, bye, bye kids. Hoy los peques tenían que ir al cole en “onesies”, que es algo así como los pijamas de una pieza con cremallera que se prestan mucho a ser tipo disfraces. Como aquí no teníamos llevaron las máscaras de los conejos del día anterior en la fiesta y como somos españoles y parece que no nos enteramos de nada, pues nadie nos dice nada.

 

Cuando cruzo las calles, ya no giro la cabeza treinta veces a punto de poner mi coleta en órbita, buscando por qué lado me va a sorprender otro vehículo. Me encantan las visiones de edificios destartalados que se entremezclan con viviendas normales. Visito varios colegios más céntricos en busca de un club para el verano y todos están cerrados. Visito también varias inmobiliarias para buscar un piso que alquilar. Cada vez entiendo mejor a las chicas de las tiendas y el sol no me ha abandonado en estos cuatro días. Soy muy afortunada y me siento terriblemente feliz por lo bien que está saliendo todo y lo bien que lo están pasando los enanos. Creo que no había andado tanto en mi vida.

 

Recojo a los nenes del cole y volvemos. El hada de los dientes le ha traído a Dani un libro de Star wars. Pasamos la tarde leyendo y jugando con legos. Preparo las maletas porque mañana después del campus nos vamos a Londres.

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Requerido

Requerido (permanecerá oculto)


seis − = 5

Subscríbete a los comentarios via RSS