28/abril/2014

Aprendiendo inglés por Londres, día 6.

Despierta el día en Londres. Cogemos las maletas y ando con los peques treinta minutos hacia otro hotel. Nos cruzamos con muchos españoles. De hecho hasta el momento el balance de extranjeros con los que nos hemos topado es: una familia de franceses, una pareja de italianos y como veintitantos grupitos de españoles. Me pregunto dónde está la crisis, o el interés de otras nacionalidades por aprender anglosajón. Dejamos las cosas en el hotel y cogemos el metro hacia el RAF museum of London, o el museo de la Real fuerza aérea. Allí tras un avión aparece papá y a todos se nos ilumina el rostro. Los peques  lo pasan de maravilla y yo ya me siento relajada.

Tras ver el museo vamos a la comercial Oxford street a ver Hamleys, la famosa juguetería de seis pisos. Aquello se asemeja mucho más a la guerra que cualquier ambiente del museo previo.

Huimos de las aglomeraciones en plenas rebajas de media temporada que creo que no siguen las cadenas internacionales. Comemos y decidimos volver paseando hasta el hotel mientras se pone la noche.

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

4 ComentariosEnviado por: creamomentos
27/abril/2014

Aprendiendo inglés por Londres, día 5.

Hoy es el último día de campus. Van a haber inflables. Promete ser divertido. Hoy doy un paseo por el pueblo más cercano.  La mayor parte de los artículos de los supermercados es comida preparada de orígenes dispares. No creo que estuviera dispuesta a incorporarla en mi vida. Por fin llego hasta al mar. La marea está baja y ha debido de dejar al descubierto, varios kilómetros de fango. El sol no me abandona y como “fish and chips” en una terraza frente al mar. Las inglesas de la zona están entraditas en carnes y llevan a las pequeñas en shorts que parecen bañadores y con chanclas como si aquellas terrazas estuviesen en Canarias. Yo no soy capaz de quitarme ni mi abrigo, ni mi chal de lana que protege mi irritada garganta por el aire frío. La terraza empieza a animarse y las risas de un día semi festivo suenan igual en todos los idiomas.

 

Lo que más me gusta de viajar es observar a la gente y encontrar las ocho diferencias con mi vida. También me gusta observar de lo que se rodean y aprender nuevas maneras de existir.

 

Los niños salen del cole. Nos despedimos del monitor y pienso que nunca más le voy a ver. Es una extraña sensación. Todo aquello es un accidente sin más transcendencia en la vida. Cogemos un tren a Londres. En el mismo corazón de la ciudad sacamos brevemente la cabeza, oteamos la Torre de Londres, y nos metemos en el metro. La noche ha tomado la ciudad. Caminamos por una avenida henchida de increíbles tiendas de diseño. Esa ya no es la Inglaterra de las casas centenarias cercadas por bolsas de basura. Nos acostamos en la habitación del hotel y por primera vez me siento pequeña en aquel país. A la mañana siguiente nos encontraremos con papá.

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 ComentariosEnviado por: creamomentos
26/abril/2014

Aprendiendo inglés por Londres, día 4.

Rayos de sol, desayuno, coche, sonrisa de monitor, bye, bye kids. Hoy los peques tenían que ir al cole en “onesies”, que es algo así como los pijamas de una pieza con cremallera que se prestan mucho a ser tipo disfraces. Como aquí no teníamos llevaron las máscaras de los conejos del día anterior en la fiesta y como somos españoles y parece que no nos enteramos de nada, pues nadie nos dice nada.

 

Cuando cruzo las calles, ya no giro la cabeza treinta veces a punto de poner mi coleta en órbita, buscando por qué lado me va a sorprender otro vehículo. Me encantan las visiones de edificios destartalados que se entremezclan con viviendas normales. Visito varios colegios más céntricos en busca de un club para el verano y todos están cerrados. Visito también varias inmobiliarias para buscar un piso que alquilar. Cada vez entiendo mejor a las chicas de las tiendas y el sol no me ha abandonado en estos cuatro días. Soy muy afortunada y me siento terriblemente feliz por lo bien que está saliendo todo y lo bien que lo están pasando los enanos. Creo que no había andado tanto en mi vida.

 

Recojo a los nenes del cole y volvemos. El hada de los dientes le ha traído a Dani un libro de Star wars. Pasamos la tarde leyendo y jugando con legos. Preparo las maletas porque mañana después del campus nos vamos a Londres.

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja tu comentarioEnviado por: creamomentos

Posts Anteriores Siguientes Posts